Lo más reciente:
El patio central del Palacio municipal enmarca el ...
El subprocurador de investigaciones ...
El secretario del Trabajo del Estado, Manuel ...
Rioverde, SLP.- Todo un éxito la Campaña de Salud ...
MATEHUALA, SLP.- Derivado una denuncia ciudadana, ...
SAN LUIS POTOSÍ, SLP.- Derivado de los trabajos ...

Lignocelulosa, componente prometedor para hacer frente a las tecnologías renovables y sostenibles: IBT-UNAM.

El doctor Alfredo Martínez Jiménez, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, ofreció la conferencia “Ingeniería metabólica y de bioprocesos con Escherichia coli para la producción de lactatos a partir de azúcares provenientes de lignocelulosa”, como parte de las actividades de la XXX Semana de la Facultad de Ciencias Químicas UASLP.

En entrevista, comentó que bajo el contexto del lema “Química sustentable. Enfrentando con acciones los retos actuales”, la química abarca diversas áreas, entre ellas, la biotecnología.

Y explicó: “actualmente, obtenemos productos utilizados en la vida diaria que provienen del petróleo, y una de las líneas de investigación que desarrollamos, es precisamente buscar alternativas para estos productos, como los biocombustibles”.

Destacó que también los polímeros son otra área donde se puede desarrollar biotecnología, o tecnologías sustentables que permitan generar productos equivalentes usando recursos renovables, por ejemplo, podría hacerse a partir de la caña de azúcar (sacarosa).

Subrayó que, en el tenor de los proyectos, la idea es ir más allá, “algunos de estos materiales que son azucares los utilizamos para alimentar, un caso es el almidón del maíz que ocupamos para la dieta diaria en México, sin embargo, también es conveniente utilizarla para generar otros productos, como sucede en Estados Unidos o Brasil. De esa manera el planteamiento de los proyectos es desarrollar biocombustibles y precursores de biopolímeros, a partir de materiales biológicos renovables”.

Martínez Jiménez, refirió que la propuesta de su investigación se basa en la lignocelulosa, “es el residuo industrial de la cascarilla de trigo, el bagazo del agave y la caña, el rastrojo del maíz, y así podemos enumerar una lista, generalmente se queman muchos de estos productos y otros se utilizan de manera eficiente para alimentar ganado. La idea de este proyecto es valorizar esos residuos, generar azucares fermentables, diseñar y construir bacterias ad hoc para el producto que nos interesa”.

Manifestó que la charla se realizó con el propósito de generar conciencia en las nuevas generaciones, “estos proyectos a diferencia de otros de biotecnología que ya están en el mercado, tienen poca presencia porque todavía existe cierta reserva de petróleo, sin embargo, en algún momento se agotara esta fuente. Por lo que la idea de nuestra investigación, es prepararnos para el futuro con tecnologías renovables y sostenibles”.

Finalmente, el doctor Alfredo Martínez Jiménez añadió: “Es importante que la nueva generación de estudiantes se prepare no solo en los aspectos tecnológicos, también en la parte de producción, empresarial y de mercado”.

Compartir esta Nota

Acerca del Autor

Redacción